Intenso

La visita de los maños llevaba consigo un “regalo” que no era otro que ver en acción a uno de los mejores entrenadores de balonmano de la actualidad, nada más y nada menos que al gran Ambros Martín, que hizo campeón de la Champions League Femenina al mejor equipo del continente, el Györi Audi ETO KC, nada más y nada menos que en cuatro ocasiones. El lanzaroteño se encuentra en la actualidad al mando de la nave de Ademar a la espera de enrolarse de nuevo en el conjunto húngaro allá por el próximo verano.

Beti Onak 30 30 Estudio Matmata BM Zaragoza Ademar

Chascarrillos aparte, hoy el público del Hermanos Induráin ha podido disfrutar de un encuentro en el que ha habido de todo, prevaleciendo la incertidumbre, las idas y vueltas en el luminoso pero, sobre todo, la intensidad.

Lo cierto es que los de Ambros iniciaban el partido con cierta altanería y se colocaban con un 1-4 a los cinco minutos, algo que parecía presagiar dificultades para los de Sergio Moracho. Un equipo bien plantado, con envergadura y no exento de calidad ponía difíciles las cosas a los locales. Pero en otros cinco minutos, los verdes le devolvían la moneda a los visitantes con un parcial de 4-0 y se colocaban por delante gracias a un Eneko Asurabarrena pletórico que machacaba la portería aragonesa una y otra vez gracias a latigazos considerables que nada podía hacer el cancerbero de Ademar. Por parte de los chicos de Ambros, era el zurdo Enrique Camas quien gracias a su habilidad y visión de juego punteaba la portería de un acertadísimo Xabier Olagüe que, junto a Asurabarrena, se convertía en protagonista en esta primera mitad, a la que se llegaba con mínima ventaja local por 14-13.

Ya en la primera mitad, Ambros Martín había utilizado un 7×6, y lo seguía manteniendo en la segunda, circunstancia esta que le daba buenos réditos, gracias al trabajo de sus pivotes, sobre todo Edgar Penón, y los lanzamientos de Juan Martínez desde los 9 metros. Moracho había relevado a Olagüe dando entrada bajo palos a Miguel Mateo y los navarros conseguían algunas rentas de 2/3 goles que presagiaban un segundo acto con cierta tranquilidad, pero nada más lejos de la realidad, ya que el sistema ofensivo de los visitantes seguía dando sus frutos y disgustos a los locales. A falta de 10 minutos, Beti Onak ganaba 26-23 y ahí era donde comenzaba la nave a hacer aguas. BM Zaragoza conseguía ponerse por delante y se vivían unos momentos muy tensos. A falta de 11 segundos el marcador señalaba un empate a 29 goles, pero era de nuevo Asurabarrena quien ponía un casi definitivo 30-29. Saque de centro rápido y un pase de Enrique Camas a Edgar Penón a los 6 metros suponía batir a Olagüe y dejar el resultado en el definitivo empate a 30.

En resumen, encuentro muy entretenido e igualado y donde el resultado, posiblemente, hace justicia tras lo visto en el Hermanos Induráin.

Ficha técnica
Beti Onak (30): Olagüe y Mateo; Asurabarrena (12), X. Iturralde, De la Nava (2), Goiburu (1), Sabuki, Esáin, Etxarri (4), Ezkieta (2), Aranguren, U. Izuriaga, Calvo, Pascual, A. Izuriaga (6) y Pedroarena (2).
Estudio Matmata BM Zaragoza Ademar (30): Pintea y Allúe; Millán (6), Monzón, Laurenzana, Oliván, Hervás, Martínez (3), Villén (4), Cendoya, Segura, Lanero (4), Penón (4), Camas (5), Bea (2) y Ania (2).
Marcador cada cinco minutos: 1-4, 5-4, 7-8, 10-9, 12-12, 14-13 (descanso) 17-15, 20-17, 23-21, 26-23, 27-27, 30-30 (final).
Árbitros: Joseba Ordoki y Mónica García. Excluyeron a X. Iturralde, Etxarri, Aranguren (2) y A. Izuriaga por el Beti Onak. Sin exclusiones en el bando visitante.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la Jornada 24 del Grupo C de la Primera División Nacional disputado en el Polideportivo Hermanos Induráin ante unos 120 espectadores.

@jokinelizari

Imagen destacada: Beti Onak

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *